26 de marzo de 2017

Lo innominado

Dame una  copa
y que el vino entibie 
el frío de mis ausencias,
así detenga
el seísmo que me bate
con saña el continente.

Dame una copa
para que sea fácil doblegarse
al hombro que empape
la sal de mis tormentas.

Dame una copa y brindemos
por el vacío sin nombre
que me muere.
©Trini Reina/2 de febrero 2012
Imagen de la Red

24 de marzo de 2017

Nota XI

Lo más penoso de las enfermedades
no es el dolor físico,
es la dependencia.

Pequeñez de Primavera II

Los galgos de la primavera se avecinan.

Mis años la temen,
mis mayos la desconfían.

En estanque de indolencia
mi espíritu sestea.
Junco inerte yazco.

La desolación hostiga mi piel
y, sangre adentro,
toda yo,
 derrota soy. 
©Trini Reina/Marzo 2017
Obra de William Oxer

22 de marzo de 2017

Se apaga el canto

La sombra se arrancó la máscara
mostrando su estrategia.
El púrpura de sus ojos
desveló evidencias
con inquina.

Quedan horas para el alba,
cuerpo mío.
Cuerpo que un alma habitara.
El trance está cumplido,
apenas llega luz para otro giro,
ni queda latido ya ni causa.

¿Hasta cuándo perseguirnos?
Si conozco el último de tus hilos.
Ya se apaga el canto.
Si conozco el último de…
La sombra estaba.
©Trini Reina/Febrero 2012
Imagen de la Red

20 de marzo de 2017

Albores

Una luz rota, pinzón herido, cruza la estancia,
como una sonrisa transeúnte,
calándonos de sal y dicha.

Sobre la mesa palideciendo cae el tiempo desde tus manos,
y la piel comienza a inventar los minutos venideros.
La media voz de mis labios contrasta con la presteza
que dimana del lago fiero de tus pupilas.
Los claveles de un abril obsequiado nos delatan
con su aroma incandescente.
La liturgia complementa al deseo.
Arterias para un latido que nos va allegando
a la orilla florecida de las ansias,
y el fuego, amansado, navega en al agua feraz del gozo.

 Instantes que como un lienzo laureado
se han perpetuado
en el hilo febril de dos memorias.
©Trini Reina/Agosto 2009
Obra de Edvard Munch

Hayku 169

Verde el olivo.
De lila la lavanda
tiñe los surcos.
©Trini Reina/mayo,2014

15 de marzo de 2017

Pequeñez de Primavera

Insiste la lluvia
-húmeda y vestida de frío-
en apagar visos primaverales.

¡Qué  inútil su desangrarse!

Insiste la lluvia y cae, 
cae, cae, cae...

La primavera,
aguarda el instante preciso
y al fondo y callada late,
 late, late, late…
©Trini Reina/
Tomares, marzo 2017
Mis fotos

El caminante

El caminante paladea la soledad,
dulce y extraña soledad.

Bajo un tremolar de pájaros,
por una senda de hierba
-espesa, lujuriosa, encendida-,
avanzan sus pasos sin cadenas.
Sólo él decreta la ruta.

Y, lejos de la prisa,
se deja tentar por el instante.
La brisa encandila a los chopos
que se alzan en la orilla
y el lento rumor del cauce
demarca la escena.

En los alrededores,
no hay sombra que compita
con su ensueño.
no hay dolor ni pereza ni nostalgia.
Sólo el gozo
inaudible, inasible e invisible,
le esponja los miembros.

Y en su interior
el espíritu tiembla de dicha.
©Trini Reina/14 de marzo 2012
Mis fotos

14 de marzo de 2017

Paisaje cotidiano

Una niña llora
a berridos imposibles
-de oírla duele la garganta-;
una tos antipática
se mezcla con el chirrido
de la puerta de siempre:
el bus de las cinco que pasa
con cinco minutos de retraso;
la última mudanza
afina dos centímetros
la escalera
y zarandea la paz
de los viejos vecinos.

La niña lo consigue
y clausura el llanto.
Y sale de casa con patines,
y baja a golpes
-de rueda y de ruido-
los escalones,
mientras, ufana y vencedora,
dice adiós a su abuela.

El quejido de la ventana
al tope de su riel;
el racheo de los cordeles
cuando a toda prisa
recogen la ropa;
la pinza que se precipita al patio
que pagaron todos y disfruta uno;
la lluvia que arrecia y rompe
contra el tejadillo de zinc;
el trueno a lo lejos,
el viento que pasa y rola
y rola y pasa…

Pasa…
como la tarde,
como el trajín de la escalera,
como la vida.
©Trini Reina/11 de abril 2012

13 de marzo de 2017

Ardía

Ser de piedra ante tus ojos.
Piedra.
Sólo piedra
que encierra
el corazón que un día,
a la sombra de tu sol
ardiera.
©Trini Reina/agosto 2016
Obra de Ipólito Strambu

12 de marzo de 2017

Sin ti...

Sin ti
transito abismos inclementes,
galerías donde el sol
jamás posó sus rayos,
caóticas veredas
en las que peregrino
contando pasos,
hasta que mueren las cifras.
Mientras, por las orillas,
se multiplican las salamandras.

Sin ti
la aridez que me abarca
deserta de hallar alcores de agua
y al alba expiró el venero
que nutría mis corolas,

Sin ti
la sonrisa se ahogó
en la marisma de los ojos.
Y, arrebatada,
la soledad radica
en mis páramos sus divisas.

Hoy, sin ti,
no hay huracán
que me arranque del abandono
y me allegue a otra tierra,
donde nunca se supo de tu nombre. 
©Trini Reina
Tomares, 27 de enero de 2009
©Misfotos

Hayku 211

Allá en las tejas,
cautivos son del viento

los jaramagos.
©Trini Reina/2014

11 de marzo de 2017

10 de marzo de 2017

Azules rotos

Bajo un cielo de azules rotos
vaga mi amor cansino y solo.

Perdió la partida,
renunció al deseo loco.
La ausencia se llevó a su par
y, de paso, el fulgor de los ojos.
La cumbre del olvido remonta mi amor.
Camina lánguido y cabizbajo.
lleva la soledad a cuestas
y el orgullo ultrajado.
Tras de sí remolca los sueños
como arrastra las cadenas un esclavo.

Profundo como es,
con tanta holgura y calado,
el silencio lo aureola de sombras
y la añoranza, en él, hace estragos.
El desencanto que padece,
vorazmente, vida le mermó
y de harapos, un sudario le adjudica el desamor.

Bajo un cielo de azules rotos
vaga mi amor.
Y en cada huella que deja,
como un sol caduco,
le agoniza el corazón.
®Trini Reina/
3 de Marzo de 2006
©Mis fotos

6 de marzo de 2017

Bien sé...

Sé del acíbar que te quebranta
del cierzo que nieva tu semblante,
del círculo furioso que te incendia.

Sé del derrumbe que aplasta tu dicha
los largos días de su ausencia.

Sé del páramo en tu garganta,
del cráter que tus sueños atormenta,
de la verdad que muere tu palabra.

Sé de la condena que te oprime
los largos días de su ausencia.

Sé del desánimo que te desgarra,
de la rasgadura de la espera,
del temblor con que restas rejones a la semana.

Sé del reloj infame que burla a tu entereza
los largos días de su ausencia.

Y si a ti te hiere el pico de su distancia.
en mí tu angustia se desdobla.

Porque me mata que extingan tu sonrisa.
Porque odio que enjaulen tu alegría.
Porque quisiera ser muralla
contra el foso de tu tristeza.

Porque si a ti te aplasta la soledumbre
de su no presencia,
a mí me destruye y me muerde
y me lagrima y me lacera,
ese violento dolor tuyo…

tu dolor tuyo de ella.
©Trini Reina/marzo 2017
Imagen de la Red