25 de abril de 2017

Instantes I

El poeta escribe de tristezas, pero nunca en la tristeza.

La tristeza le sobrecoge, agarrota sus dedos y enjaula la voz. Su hondura constriñe alma y neuronas, su holgura entiniebla el papel y solidifica la tinta.

El poeta aguarda horas, a veces años, en dotar de  música y palabra al  revés que lo fulminó; a esa vendimia de aguijones que fue su derrota.
Lentamente, a oscuras, la intensa tristura va madurando, va alejándose del núcleo, va librándose del polvo y se esponja hasta emerger desde la silente bodega del poeta.

Cuando se halla en el eje de la angustia, ensombrecido por sus tinieblas, oscurecido, el poeta es marioneta inútil para el verbo. Labriego incapaz de sembrar letras, de ensamblar palabras, de acoyuntar verbos hasta enracimar un poema que ofrende luz y candor al dolor que, carne adentro, sangre adentro, padeció. 

El poeta escribe de tristezas, pero nunca en la tristeza.
Trini Reina/Abril 2017
Obra de Christopher Thompson.

22 de abril de 2017

Violetas

Declina el sol en ímpetu y ocres.
Al fondo se explaya la arboleda,
bañándose en sombras.
El viento solivianta las ramas
y las hojas modulan
una sinfonía melancólica.
La traslúcida fragancia
que de la escena dimana
inunda de silencio mi garganta.
Los sentidos se dejan poseer
por los violetas que clausuran la tarde
-matiz que violenta las tapias del alma-;
en soledad peregrino por la espesura,
en busca de un no sé qué que me atrae
hasta los íntimos postigos de la noche.
©Trini Reina
24 de abril 2009
Obra de Isabel Navarro Verdú

19 de abril de 2017

Inventario de un ocaso

Este batallar sin estrategias
contra la pereza recurrente.
Esta alegría de estraperlo
bajo febrícula indeleble.
Este cáustico cansancio velando,
poro a poro el continente.

Estas victorias tan de mentira
que lidera un tesón asido con alfileres,
que cruje o se oxida o se quiebra
y a deshoras se llama enclenque.
Esta soledad galerna,
de dimensiones imponentes;
maga del mal,
certeza y asombro permanente.

Esta dispersión tras de los ojos,
fanales de ojeras impertinentes.
Esta orfandad sobre los huesos,
ausentes de calcio y temple.
Este vicio  por la vida,
hilvanado con hebras decadentes.

Esta salud titiritera
con ensalmos se mantiene.
Equilibrista de la esperanza, volatinera,
que con alquimias se engrandece;
mientras la torva realidad es paloma,
que en el sombrero duerme.
©Trini Reina/abril 2017
Obra de Edward Hopper

18 de abril de 2017

Un hombre...

Un hombre transita pasajes de hiedra.
El aire enrarecido penetra
hasta las curvas de su sombra
y él se adelgaza en el perfil opuesto de las horas.
En la lejanía un acordeón desvencijado
irradia compases inconexos.
No encuentra aperturas y la hiedra
asesina cada paso vivo de su ser anochecido.
©Trini Reina/2010
Obra de Isabel Navarro Verdú

Nota XII

La felicidad es impredecible.
Cuando te alcance
-déjate de melindres-
Bendícela y comparte.

17 de abril de 2017

Vasallos del ego


Vasallos de sus egos
con  garras desiguales
reptarán sobre los rivales
que osen hacerles sombra.
T.R

Imperfecto. Tu mengua es la jactancia que, sin fundamento,  exhibes hacia los demás. Tu Yo sobresale y te atraviesa el cuero. Tu ego, ávido tenedor que penetra al ser bellamente humilde. La bonhomía, en ti, es ausencia. La altanería afea tu voz, tu rostro. La soberbia que derraman tus actos te señalan. Tus cacareadas presunciones te dan a conocer...

Tú, pobre individuo imperfecto. Sujeto grotesco. Catedrático del autoengaño. De ti huyen-entre risas- los espíritus doctos de Vida, la gente celestemente culta, las personas prudentes, y no por ello simples, los maestros del comportarse... 
©Trini Reina/abril 2017
Obra de Francis Bacon

16 de abril de 2017

15 de abril de 2017

Hortelanos de la cizaña

¡Cuidado,
hortelano de la cizaña!
Extrema tu cuidado
cuando esparzas sus ramitas.

Porque el viento,
tornadizo en demasía,
suele alternar sus giros
y, tan dañina siembra,
sin mucho demorarse,
se revolverá brotando
entre tu propio trigo.
©Trini Reina/abril 2017

11 de abril de 2017

Luz incógnita

La fuerza,
el tesón del espíritu
es lo que nos hace ver nidos
entre tupidas ramas,
pájaros tras las nubes,
vida casi en la muerte.

El tesón del espíritu
nos desclava
de cualquier abismo
y nos aguija a la superficie.
Incitándonos a caminar
hacia  la luz incógnita
del horizonte.
 ©Trini Reina/junio 2014
Obra de Lois Greenfield

10 de abril de 2017

De auroras y derivas

La noche,
rota de estrellas,
gira y enreda sus azules
en las aristas de la encrucijada.

El horizonte,
línea imperfecta en el aire
y la luna siembra de oro este destierro
que concluye al alba.

El cielo,
tornasol  que disipa
el seísmo quemante
de donde vengo.

La aurora,
el ancla que contiene
las velas fugitivas
de mi deriva.
 ©Trini Reina/Abril 2011
Obra de Stewart Edmondson

Hayku 222

Sestea el gato
entre tiestos en flor.
El patio es sombra.

8 de abril de 2017

Parvedad 15

La aurora desciende
las vertientes del espíritu.
Una fuente lánguida
inunda mis valles.
 ©Trini Reina/Marzo 2010
Obra de Alexey Slusar 

7 de abril de 2017

Beso...

Mis labios,
ansiosos,
beben en el cielo de tu piel.
Como un loco,
besándote,
gozo la muerte rebelde
de mi oscura vida.
©Trini Reina/2012
Obra de John Meyer 

Hayku 229

A kirikiquis,
dos gallos alardean
de su plumaje.
**
Y amaneció,
y siguen, siguen, siguen
kirikiqueando.

6 de abril de 2017

Latido

Atronadora, a veces,
dignamente serena, tantas,
-inmune a la pausa-
se eleva y rompe bajo mi pecho
la hondura viva del latido.
©Trini Reina
Abril 2011
Obra de Mary Cassatt

5 de abril de 2017

Surgió de lo oscuro...

Surgió de lo oscuro.
Sombra deshabitada.
En los previos de la aurora,
quietud felina la delata
y en las ramas de sus cabellos
lleva -como de agua-
el aura de una fiesta negra.

Pasa sin sonido,
espectro perturbador que avanza
por una calle sin nombre
alguna madrugada.

©Trini Reina/Junio de 2011
Fotografía de Donata Wenders